4 El corazón de los sabios, en la casa del luto; mas el corazón de los insensatos, en la casa del placer.