20 Y los palos sobre que escribieres, estarĂ¡n en tu mano delante de sus ojos;