3 Tras el segundo velo estaba el tabernáculo, que llaman el Lugar Santísimo;