10 Y parando nosotros allí por muchos días, descendió de Judea un profeta, llamado Agabo;