2 No hay conmigo sino escarnecedores, En cuya acrimonia se detienen mis ojos.