30 Mi piel está denegrida sobre mí, Y mis huesos se secaron con ardentía.