18 He aquí que en sus siervos no confía, Y notó necedad en sus ángeles