29 Dícenle sus discípulos: He aquí, ahora hablas claramente, y ningún proverbio dices.