25 Decían entonces unos de los de Jerusalem: ¿No es éste al que buscan para matarlo?