22 Es por la misericordia de Jehová que no somos consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias.