20 Tendrálo aún en memoria mi alma, porque en mí está humillada.