4 Y ellos callaron. Entonces él tomándole, le sanó, y despidióle.