25 Y Jesús le riñó, diciendo: Enmudece, y sal de él.