5 Mas Jesús ni aun con eso respondió; de modo que Pilato se maravillaba.