43 Cuando el espĂ­ritu inmundo ha salido del hombre, anda por lugares secos, buscando reposo, y no lo halla.