6 Y oyendo esto los discĂ­pulos, cayeron sobre sus rostros, y temieron en gran manera.