46 Y nadie le podía responder palabra; ni osó alguno desde aquel día preguntarle más.