28 El que confía en sus riquezas, caerá: Mas los justos reverdecerán como ramos.