10 Y hallé que el mandamiento, á intimado para vida, para mí era mortal: