12 Por lo que quebrantó él con trabajo sus corazones, Cayeron y no hubo quien los ayudase;