30 Entonces dijo la madre del niño: Vive el SEÑOR, y vive tu alma, que no te dejaré.