Isaías 32:9-20

Las mujeres de Jerusalén

9 Mujeres despreocupadas,¡levántense y escúchenme!Hijas que se sienten tan confiadas,¡presten atención a lo que voy a decirles!
10 Ustedes, que se sienten tan confiadas,en poco más de un año temblarán;porque fallará la vendimia,y no llegará la cosecha.
11 Mujeres despreocupadas, ¡estremézcanse!Ustedes, que se sienten tan confiadas,¡pónganse a temblar!Desvístanse, desnúdense;pónganse ropa de luto.
12 Golpéense el pecho,por los campos agradables,por los viñedos fértiles,
13 por el suelo de mi pueblocubierto de espinos y de zarzas,por todas las casas donde hay alegríay por esta ciudad donde hay diversión.
14 La fortaleza será abandonada,y desamparada la ciudad populosa;para siempre convertidas en cuevasquedarán la ciudadela y la atalaya;convertidas en deleite de asnos,en pastizal de rebaños,
15 hasta que desde lo altoel Espíritu sea derramado sobre nosotros.Entonces el desierto se volverá un campo fértil,y el campo fértil se convertirá en bosque.
16 La justicia morará en el desierto,y en el campo fértil habitará la rectitud.
17 El producto de la justicia será la paz;tranquilidad y seguridad perpetuas serán su fruto.
18 Mi pueblo habitará en un lugar de paz,en moradas seguras,en serenos lugares de reposo.
19 Aunque el granizo arrase con el bosquey la ciudad sea completamente allanada,
20 ¡dichosos ustedes,los que siembran junto al agua,y dejan sueltos al buey y al asno!