25 El hijo necio es pesadumbre de su padre, y amargura para la que lo dio a luz.