17 Hay esperanza para tu futuro —dice el Señor
—.
Tus hijos volverán a su propia tierra.