14 Que el Señor
jamás olvide los pecados de su padre;
que los pecados de su madre nunca se borren de los registros.