15 Que el Señor
siempre recuerde estos pecados,
y que su nombre desaparezca de la memoria humana.