5 ¡El Señor
mismo te cuida!
El Señor
está a tu lado como tu sombra protectora.