4 En efecto, el que cuida a Israel
nunca duerme ni se adormece.