23 ¡Que el SEÑOR sea siempre testigo del juramento que tú y yo nos hemos hecho!