20 Dios acompañó al niño, y este fue creciendo; vivió en el desierto y se convirtió en un experto arquero;