29 El carcelero pidió luz, entró precipitadamente y se echó temblando a los pies de Pablo y de Silas.