28 —¡No te hagas ningún daño! ¡Todos estamos aquí!