39 Y los que pasaban, le decĂ­an injurias, meneando sus cabezas,