61 Y estaban allí María Magdalena, y la otra María, sentadas delante del sepulcro.