1 ESCUCHA, pueblo mío, mi ley: Inclinad vuestro oído á las palabras de mi boca.