42 No se acordaron de su mano, Del día que los redimió de angustia;