37 ¿Quién será aquel que diga, que vino algo que el Señor no mandó? 38 ¿De la boca del Altísimo no saldrá malo y bueno? 39 ¿Por qué murmura el hombre viviente, el hombre en su pecado? 40 Escudriñemos nuestros caminos, y busquemos, y volvámonos a Jehová. 41 Levantemos nuestros corazones con las manos a Dios en los cielos. 42 Nosotros nos hemos rebelado, y fuimos desleales; tú no perdonaste. 43 Desplegaste la ira, y nos perseguiste; mataste, no perdonaste. 44 Te cubriste de nube, porque no pasase la oración nuestra. 45 Raedura y abominación nos tornaste en medio de los pueblos. 46 Todos nuestros enemigos abrieron sobre nosotros su boca. 47 Temor y lazo fué para nosotros, asolamiento y quebrantamiento. 48 Ríos de aguas echan mis ojos, por el quebrantamiento de la hija de mi pueblo. 49 Mis ojos destilan, y no cesan, porque no hay alivio, 50 Hasta que Jehová mire y vea desde los cielos. 51 Mis ojos contristaron mi alma, por todas las hijas de mi ciudad. 52 Mis enemigos me dieron caza como á ave, sin por qué. 53 Ataron mi vida en mazmorra, pusieron piedra sobre mí. 54 Aguas de avenida vinieron sobre mi cabeza; yo dije: Muerto soy. 55 Invoqué tu nombre, oh Jehová, desde la cárcel profunda. 56 Oiste mi voz; no escondas tu oído á mi clamor, para mi respiro 57 Acercástete el día que te invoqué: dijiste: No temas. 58 Abogaste, Señor, la causa de mi alma; redimiste mi vida. 59 Tú has visto, oh Jehová, mi agravio; defiende mi causa. 60 Tú has visto toda su venganza; todos sus pensamientos contra mí. 61 Tú has oído el oprobio de ellos, oh Jehová, todas sus maquinaciones contra mí; 62 Los dichos de los que contra mí se levantaron, y su designio contra mí todo el día. 63 Su sentarse, y su levantarse mira: yo soy su canción. 64 Dales el pago, oh Jehová, según la obra de sus manos. 65 Dales ansia de corazón, tu maldición á ellos. 66 Persíguelos en tu furor, y quebrántalos de debajo de los cielos, oh Jehová.
1 ¡COMO se ha oscurecido el oro! ¡Cómo el buen oro se ha demudado! Las piedras del santuario están esparcidas por las encrucijadas de todas las calles. 2 Los hijos de Sión, preciados y estimados más que el oro puro, ¡Cómo son tenidos por vasos de barro, obra de manos de alfarero! 3 Aun los monstruos marinos sacan la teta, dan de mamar a sus chiquitos: La hija de mi pueblo es cruel, como los avestruces en el desierto. 4 La lengua del niño de teta, de sed se pegó á su paladar: Los chiquitos pidieron pan, y no hubo quien se lo partiese. 5 Los que comían delicadamente, asolados fueron en las calles; Los que se criaron en carmesí, abrazaron los estercoleros. 6 Y aumentóse la iniquidad de la hija de mi pueblo más que el pecado de Sodoma, Que fué trastornada en un momento, y no asentaron sobre ella compañías. 7 Sus Nazareos fueron blancos más que la nieve, más lustrosos que la leche. Su compostura más rubicunda que los rubíes, más bellos que el zafiro: 8 Oscura más que la negrura es la forma de ellos; no los conocen por las calles: Su piel está pegada á sus huesos, seca como un palo. 9 Más dichosos fueron los muertos á cuchillo que los muertos del hambre; Porque éstos murieron poco á poco por falta de los frutos de la tierra. 10 Las manos de las mujeres piadosas cocieron á sus hijos; Fuéronles comida en el quebrantamiento de la hija de mi pueblo. 11 Cumplió Jehová su enojo, derramó el ardor de su ira; Y encendió fuego en Sión, que consumió sus fundamentos. 12 Nunca los reyes de la tierra, ni todos los que habitan en el mundo, Creyeron que el enemigo y el adversario entrara por las puertas de Jerusalem. 13 Es por los pecados de sus profetas, por las maldades de sus sacerdotes, Que derramaron en medio de ella la sangre de los justos. 14 Titubearon como ciegos en las calles, fueron contaminados en sangre, De modo que no pudiesen tocar á sus vestiduras. 15 Apartaos ¡inmundos!, les gritaban, Apartaos, apartaos, no toquéis. Cuando huyeron y fueron dispersos, dijeron entre las gentes: Nunca más morarán aquí 16 La ira de Jehová los apartó, no los mirará más: No respetaron la faz de los sacerdotes, ni tuvieron compasión de los viejos. 17 Aun nos han desfallecido nuestros ojos tras nuestro vano socorro: En nuestra esperanza aguardamos gente que no puede salvar. 18 Cazaron nuestro pasos, que no anduviésemos por nuestras calles: Acercóse nuestro fin, cumpliéronse nuestros días; porque nuestro fin vino. 19 Ligeros fueron nuestros perseguidores más que las águilas del cielo: Sobre los montes nos persiguieron, en el desierto nos pusieron emboscada. 20 El resuello de nuestras narices, el ungido de Jehová, De quien habíamos dicho: A su sombra tendremos vida entre las gentes: fué preso en sus hoyos. 21 Gózate y alégrate, hija de Edom, la que habitas en tierra de Hus: Aun hasta ti pasará el cáliz; embriagarte has, y vomitarás. 22 Cumplido es tu castigo, oh hija de Sión: Nunca más te hará trasportar. Visitará tu iniquidad, oh hija de Edom; Descubrirá tus pecados.
1 ACUÉRDATE, oh Jehová, de lo que nos ha sucedido: Ve y mira nuestro oprobio. 2 Nuestra heredad se ha vuelto á extraños, Nuestras casas á forasteros. 3 Huérfanos somos sin padre, Nuestras madres como viudas. 4 Nuestra agua bebemos por dinero; Nuestra leña por precio compramos. 5 Persecución padecemos sobre nuestra cerviz: Nos cansamos, y no hay para nosotros reposo. 6 Al Egipcio y al Asirio dimos la mano, para saciarnos de pan. 7 Nuestros padres pecaron, y son muertos; Y nosotros llevamos sus castigos. 8 Siervos se enseñorearon de nosotros; No hubo quien de su mano nos librase. 9 Con peligro de nuestras vidas traíamos nuestro pan Delante del cuchillo del desierto. 10 Nuestra piel se ennegreció como un horno A causa del ardor del hambre. 11 Violaron á las mujeres en Sión, A las vírgenes en las ciudades de Judá. 12 A los príncipes colgaron por su mano; No respetaron el rostro de los viejos. 13 Llevaron los mozos á moler, Y los muchachos desfallecieron en la leña. 14 Los ancianos cesaron de la puerta, Los mancebos de sus canciones. 15 Cesó el gozo de nuestro corazón; Nuestro corro se tornó en luto. 16 Cayó la corona de nuestra cabeza: ¡Ay ahora de nosotros! porque pecamos. 17 Por esto fué entristecido nuestro corazón, Por esto se entenebrecieron nuestro ojos: 18 Por el monte de Sión que está asolado; Zorras andan en él. 19 Mas tú, Jehová, permanecerás para siempre: Tu trono de generación en generación. 20 ¿Por qué te olvidarás para siempre de nosotros, Y nos dejarás por largos días? 21 Vuélvenos, oh Jehová, á ti, y nos volveremos: Renueva nuestros días como al principio. 22 Porque repeliendo nos has desechado; Te has airado contra nosotros en gran manera.