49 Mis ojos destilan, y no cesan, porque no hay alivio,