32 Pero cuando somos juzgados, el Señor nos disciplina para que no seamos condenados con el mundo.