23 y que seáis renovados en el espíritu de vuestra mente,