24 el cual, habiendo recibido esa orden, los echó en el calabozo interior y les aseguró los pies en el cepo.