50 Y arrojando su manto, se levantó de un salto y fue a Jesús.