52 porque no habían entendido lo de los panes, sino que su mente estaba embotada.