10 El justo se preocupa de la vida de su ganado, pero las entrañas de los impíos son crueles.