12 La persona indigna, el hombre inicuo, es el que anda con boca perversa,