39 Se acordaba de que ellos eran carne, un soplo que pasa y no vuelve.