44 Y el sábado siguiente se juntó casi toda la ciudad a oír la Palabra de Dios