8 Y volviéndose a inclinar hacia abajo, escribía en tierra