38 Egipto se alegró en su salida; porque había caído sobre ellos su terror