28 claman al SEÑOR en su angustia, y los libra de sus aflicciones